Sábado de descanso y fiesta

Comments · 41 Views

relatos eróticos para adultos una historia de un encuentro sexual

A lo largo del dia me encargo de la limpieza de la casa, a cuidarme y mimarme para estar perfecta esta noche. Tengo hasta las 23:00 y a cada hora que pasa me noto mas alterada pero con muchas ganas de disfrutar de la noche.

Son las 21:30 y empiezo a buscar la ropa.

Vaqueros en tono claro y un top transparente con topos en negro. Me siento un pelin perversa y la ocasion lo requiere, sujetador negro de encaje con perlitas falsas en las tiras, y una braguita muy especial, con tres tiras una de ellas va justo por el medio de la vagina con tres perlitas colocadas de manera que cuando ando me da en el clítoris.

Me habia depilado perfecta que no quedase ningun pelito que estropeara la prenda.

Con la ropa interior ya puesta, me paseo por casa mientras me arreglo la melena roja y la dejo suelta y rizada hacia un lado con bastante volumen. Me maquillo despacio para que quede todo perfecto y me perfumo.

Me visto, voy al espejo del armario y me parece que ha quedado bastante bien. Me sobran unos kilillos, pero nunca he tenido complejos y hoy, exactamente hoy creo que tengo un polvazo, el vaquero de talle alto y ajustado me define una silueta bonita y el top transparente con el sujetador debajo negro ha sido un acierto, voy perfecta para la ocasión.

Pido un uber que me lleve al pub, para en la puerta y ya hay algunas personas haciendo cola y dando sus nombres, por suerte eso lo hice yo por teléfono y no tengo que esperar a entrar, y mejor, porque estoy super nerviosa y me tiembla las piernas.

La decoración, las camareras todo me encanta. Habían puesto paneles negros con luces morada y al revés por la sala, era todo acogedor y motivador para la fiesta.

Los camareros, tanto ellos como ellas llevaban uniformes de tirantas, con pajaritas, y en tanga y sujetador negro, y mascarillas blancas.

Para los invitados, me sorprendió mucho que había una mascarilla personalizada y única super bonita. A mi me toca una de Campanilla, con una especie de alitas doradas en tonos verdes.

Pido una cerveza y me siento lo más cerca posible del photocall, allí hay un grupito de 4 personas ya sentados y conversando que saluda cuando me siento en el sillón que tiene individual una mesita, con distancia de seguridad suficiente para quitar las mascarillas.

Se enciende unas luces mas fuertes justo en el photocall y pienso que debería haberme sentado más lejos y rezando para que no saquen a gente para demostraciones, pero ya no me daba tiempo a cambiarme.

La situación tenia caldeado el ambiente, la pareja con sus respectivas mascarillas negras las dos con el nombre del grupo.

Enseñan productos de manera natural y graciosa que relaja mis nervios, pero aumenta mis ganas de follar, y entre eso y las canicas rozando mi coño no sé como no dejo mojada la silla.

Tengo ganas de hacer pis y voy al baño al final del pasillo que tiene la luz mas oscuro de todo el bar pero deja ver lo suficiente para poder hacer tus necesidades.

Cuando hago pis me limpio y creo que mas que mear, me he corrido. Estoy cachondisima, me compraré un aparato de los que han enseñado esta pareja, y lo voy a estrenar esta noche cuando llegue.

Justo saliendo se apaga la luz y hay algo que me empuja hacia dentro otra vez,

Sujeta con fuerza de la nuca y me gira para dejar mi espalda pegada a su pecho y mi culo a su paquete. Empuja la cabeza hacia bajo y me muerde del cuello a los hombros, y lame desde el hombro hasta el cuello. Me derrito, asi sin más, puede hacer conmigo lo que quiera, necesitaba ser follada.

El señor X, hace los movimientos rápidos, no tenemos mucho tiempo. Mete las manos en el pantalon y me toca desde el coño hacia atrás para lubricar el culo, girando en la entrada y yo empujando con la cintura para que lo meta.

Me lleva hasta el váter y me apoya inclinada hacia delante con las manos apoyadas en la pared, y las piernas abiertas. No me deja verle, vuelve mi cara a la pared y me pega en el culo cuando lo intento, y me encanta, gimo de gusto y le abro mis cachetes para hacerle ver que lo que quiero. Sin esperar me la mete de golpe en el coño con un mete saca rapido y fuerte, mordiendo y tirando del pelo, me corro en un grito ahogado por su dedo en mi boca, que yo me comía como si fuera su polla. Empuja unas veces mas y la saca de golpe para hacer que me siente en la taza y le comiese la polla apunto de explotar leche en mi cara, se la como con ganas, su preseminal sabe rico y lo voy a dejar seco, con mis manos le estrujo los huevos suave, y la polla crece y no me cabe ya, le aparto las manos y me encargo yo de correrlo, pongo el capullo dentro de la boca, succionando y lamiendo y pajeando.

Me siento muy guarra, me excita todo esto.

Recojo con mis dedos mis fluidos y lo acerco a la entrada de su ano, no para meterlo, solo el amago, se corre, me la mete hasta la garganta y se corre obligando a tragarme toda su corrida, que trago obediente.

Saco su polla despacio para no dejar nada lamiendo con gusto todo lo manchado.

El señor X se despide de mi, tapandome los ojos con la mano y con un morreo lleno de semen él.

Se va, me deja que me recomponga. Salgo fuera ya mas liberada, y apunto de terminar la velada tan agradable se da el nombre del ganador del sorteo de un kit de pollas, geles y demas materiales eroticos.

Me acerco al expositor, y me compro un gran consolador giratorio rosita con el que seguro me lo voy a pasar muy bien acordándome de ese momento.

En el stand se encuentra la pareja, tan agradable, me despido dando las gracias y esperando repetir pronto, ella me da una tarjeta de la tienda, por si necesito algo.

Cuando me la da, ella me mira fijo y me guiña un ojo y sonrie pícara. En la tarjeta tengo el numero y la ubicación de su casa.

 

 

 

 

 

 

Comments